Reclamaciones por responsabilidad del fabricante y por responsabilidad del recinto ¿Qué son y quién puede ser declarado responsable?

Feb 16, 2022

Las lesiones personales se producen por diversas razones. Algunas de las causas más comunes de lesiones personales son los productos peligrosamente defectuosos y los recintos inseguros. Si se ha visto perjudicado por un producto que funciona mal o ha sufrido una lesión en la propiedad de otra persona, puede tener derecho a una compensación por las facturas médicas, los salarios perdidos y los daños y perjuicios que ha padecido.

Definición de la responsabilidad del fabricante

La responsabilidad del fabricante es un incentivo legal para que los fabricantes y vendedores diseñen, produzcan y distribuyan productos que sean seguros de usar. Si por alguna razón un producto es defectuoso y acaba lesionando a alguien, las empresas culpables pueden ser consideradas económicamente responsables de las lesiones que su producto peligroso haya causado.

Aunque existen varias leyes de seguridad relacionadas con productos de consumo y una Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo federal, muchos de los estatutos que rigen la forma en que las personas pueden solicitar una compensación por las lesiones causadas por productos son leyes estatales.

A diferencia de muchos tipos de reclamaciones por lesiones personales que requieren negligencia, las reclamaciones por responsabilidad del fabricante pueden basarse tanto en la negligencia como en la responsabilidad objetiva. Eso significa que es posible responsabilizar económicamente a los fabricantes por las lesiones sin demostrar que fueron negligentes.

Según la ley de Georgia, muchos productos vendidos al público están cubiertos por una garantía implícita, incluso si no vienen con ninguna garantía tangible. La garantía implícita supone que el producto es seguro para el uso ordinario. La ley de Georgia también deja claro que, si un fabricante lanza un producto defectuoso, con o sin estar consciente de ello, es estrictamente responsable de cualquier lesión que dicho producto cause a sus consumidores.

Ejemplos de productos defectuosos

Por lo general, los defectos de los productos se clasifican en una de estas tres categorías: defectos de diseño, de fabricación o de marketing.

Un defecto de diseño significa que el producto se fabricó según lo previsto, pero un fallo en su diseño provocó lesiones a alguien. Un ejemplo de ello podrían ser los tapones para los oídos defectuosos que garantizan la protección de las personas frente a niveles de ruido peligrosamente elevados. Si los tapones no cumplen su función debido a un fallo en su diseño y una persona sufre una grave pérdida de audición, el fabricante podría ser considerado responsable de la lesión.

Los defectos de fabricación se producen cuando un producto correctamente diseñado no se ha fabricado o producido correctamente. Por ejemplo, los productos alimenticios no perecederos o los medicamentos contaminados en una planta de procesamiento son ejemplos de defectos de fabricación.

Los defectos de marketing son errores o declaraciones engañosas en la publicidad o el marketing de un producto. Las instrucciones insuficientes o erróneas y la falta de advertencias de seguridad también se clasifican como defectos de marketing.

Definición de la responsabilidad del recinto

Los propietarios de locales comerciales y residenciales son responsables de proporcionar un recinto seguro a quienes entran en sus instalaciones. Si un propietario, arrendador o empresa no mantiene su propiedad o establecimiento en condiciones seguras y alguien resulta herido debido a peligros prevenibles o solucionables de los cuales no se advirtió a los clientes que debían evitar, el propietario o la empresa pueden ser considerados responsables de los daños que hayan causado.

Ejemplos de reclamaciones de responsabilidad del recinto

Algunos ejemplos comunes de reclamaciones de responsabilidad del recinto incluyen:

  • Falta de seguridad: Si un negocio tiene las luces rotas en su aparcamiento, creando un entorno perfecto para que los delincuentes cometan fechorías, y un empleado o cliente resulta herido durante un robo o un acto de violencia, el propietario del negocio podría ser responsable por no proporcionar la seguridad adecuada.
  • Problemas de mantenimiento: Un propietario, ya sea de un local comercial o de una vivienda, es responsable de mantener su recinto seguro. Si usted visita la casa de un amigo y le golpea la caída de una lámpara, podría tener un caso de responsabilidad del recinto.
  • Resbalones y caídas: Si usted camina por una tienda, se resbalas en un charco de refresco y sufre una lesión en la espalda, el negocio podría ser responsable dependiendo de quién haya derramado el refresco, cuándo se haya derramado, si había una señal de suelo mojado, y si un empleado podría haber hecho algo al respecto entre el momento en que se produjo el derrame y cuando usted se lesionó.

Probar un caso de responsabilidad del recinto no siempre es fácil. Es necesario que el demandante demuestre que el propietario conocía o debería haber conocido el peligro. Luego, debe demostrar que el propietario tuvo tiempo de hacer algo al respecto y no lo hizo.

Obtenga ayuda legal del Bufete de Abogados Dressie en Georgia

Si usted ha sufrido lesiones a causa de un producto defectuoso o de un recinto inseguro, nuestros abogados de lesiones personales de Atlanta harán todo lo posible para ayudarle a hacer que la parte responsable rinda cuentas y obtener la compensación que se merece.

Llame al (770) 756-6333 para una consulta gratuita.