Los tipos más comunes de mala praxis médica

Abr 4, 2022

La falta de diagnóstico (o el retraso en el diagnóstico) y la falta de tratamiento son probablemente los tipos más comunes de demandas por mala praxis médica, en gran parte porque muchos casos de mala praxis encajan con esa descripción. Si un médico pasa por alto una dolencia o un problema evidente, no lo tratará, lo que puede tener graves repercusiones para el paciente.

Otra categoría común de mala praxis médica son las lesiones en el parto. Estas lesiones pueden afectar a la madre o al recién nacido y pueden dar lugar a discapacidades permanentes o a muertes.

Los pacientes y sus familias también pueden sufrir costosas y dolorosas consecuencias derivadas de errores quirúrgicos y de prescripción.

Diagnóstico erróneo o retraso en el diagnóstico

De todas las reclamaciones por mala praxis médica difíciles de probar, el diagnóstico erróneo puede ser una de las más difíciles. Los médicos pueden equivocarse sin ser negligentes ni cometer mala praxis.

Para demostrar una mala praxis es necesario que haya negligencia. Para demostrar la negligencia, se requiere una declaración jurada de otro médico de la misma especialidad que pueda testificar cuál debería haber sido el nivel de atención del médico al que usted acusa de mala praxis.

Esencialmente, tiene que conseguir que un médico de formación o un médico reputado en su área jure que un médico competente en la misma situación habría reconocido sus síntomas y proporcionado el diagnóstico adecuado.

En retrospectiva, el error de un médico puede parecer evidente. Sin embargo, en el momento en que el médico comete el error, las cosas pueden no estar tan claras. Algunos síntomas pueden ser sutiles o difíciles de detectar. Un conjunto concreto de síntomas puede asociarse a una dolencia común y no a la enfermedad rara que realmente padece.

Hay muchas razones por las que un médico puede diagnosticar erróneamente a un paciente. La mala praxis se produce con frecuencia cuando los médicos no hacen seguimiento o no realizan pruebas adicionales después de que su tratamiento inicial para la dolencia mal diagnosticada no haya dado lugar a la mejora de la condición del paciente.

Lesiones en el parto

Las lesiones en el parto suelen incluir daños cerebrales causados por la falta de oxígeno en el cerebro del bebé o en lesiones físicas causadas por el uso inadecuado de aspiradoras o fórceps para sacar al bebé del canal de parto. En muchos casos, las lesiones podrían haberse evitado si el obstetra o el personal hubieran estado debidamente preparados o hubieran prestado atención a las señales de advertencia.

Suele ocurrir esto:

  1. La madre está en trabajo de parto y el feto muestra signos de sufrimiento
  2. El obstetra no toma las medidas correctivas adecuadas
  3. En algún momento posterior, el bebé o la madre se enfrentan a un riesgo inminente de muerte o lesiones
  4. El obstetra utiliza fórceps o una aspiradora para intentar extraer al bebé inmediatamente
  5. El bebé o la madre se lesionan durante la extracción
  6. El bebé sufre lesiones graves, que pueden incluir discapacidades permanentes, daños cerebrales o retrasos de desarrollo

Los casos de mala praxis médica por lesiones durante el parto a veces pueden ser más fáciles de probar, ya que hay una clara línea de tiempo de los acontecimientos. Las enfermeras o asistentes que participaron en el parto pueden dar fe del estado de la madre y el bebé en varios momentos del proceso.

Un médico de formación o un obstetra tendrán que testificar lo que habría hecho un médico competente en la misma situación.

Errores quirúrgicos o de prescripción

Las cirugías no son procedimientos libres de riesgo. Los cirujanos y los médicos están obligados a advertir a los pacientes de los posibles riesgos, pero no siempre son personalmente responsables o negligentes si un paciente muere o sufre complicaciones durante la operación.

Sin embargo, hay situaciones en las que los pacientes sufren consecuencias dramáticamente negativas debido a una negligencia quirúrgica. Por ejemplo:

  • Un cirujano amputa la extremidad equivocada porque leyó mal las notas o le dieron información errónea
  • Realiza una cirugía equivocada a un paciente

Los cirujanos o el personal quirúrgico también pueden dejar artículos como esponjas quirúrgicas dentro de un paciente. Tienen procedimientos para evitar que estas cosas ocurran. Las enfermeras y los cirujanos comprenden las consecuencias de no seguir esos procedimientos, lo que significa que su incumplimiento se eleva a menudo al nivel de mala praxis.

Los errores de prescripción pueden ser igualmente problemáticos. Por ejemplo, un médico puede recetar en exceso un medicamento potencialmente peligroso, o un medicamento al que el paciente es alérgico. También podrían recetar por error un medicamento que reacciona mal con otro que el paciente ya está tomando.

Los farmacéuticos también pueden cometer errores. Podrían leer una receta de manera errónea y dar a un paciente la medicación equivocada, lo que llevaría a un resultado similarmente malo.

¿Tiene un caso de mala praxis médica en Atlanta?

Los cirujanos, los obstetras, las enfermeras y los farmacéuticos tienen deber de amparo con los pacientes que confiaron en ellos para recibir un tratamiento médico competente. Cuando profesionales médicos no cumplen con su deber y los pacientes sufren lesiones o la muerte, estos y su empleador deben ser considerados responsables.

El equipo del Bufete de Abogados Dressie se compromete a asegurar que los pacientes lesionados de Atlanta o sus familiares sobrevivientes sean compensados por negligencia médica. Llámenos al (678) 909-1639 para una evaluación gratuita de su caso.